Entre las distintas enfermedades que pueden padecer los niños a lo largo de sus primeros años de vida la alergia es una de las más comunes: las hay de diferentes tipos y lo cierto es que en cada caso el pequeño se verá irritado ante diferentes factores dependiendo de qué alergia padezca. En este caso hablaremos de una de las más frecuentes y por sobre todas las cosas una de las más amplias dentro del espectro de las alergias: las alimentarias. Esperamos que la información les resulte de utilidad y les permita prevenir cualquier situación de salud indeseada en la familia. ¡A tomar nota!

Las alergias alimenticias en los pequeños

Como mencionamos al comenzar el articulo las alergias son una de las enfermedades mas frecuentes dentro de los niños y las hay de muchos tipos diferentes: desde dermatitis e irritaciones ante contacto con cosas determinadas, hasta alergias al sol, al gluten y hasta a ciertos alimentos. De este ultimo caso es del que estaremos hablando hoy, siendo uno de los tipos de alergias más complejos.

Las alergias alimentarias en su mayoría poseen un aspecto hereditario muy fuerte, por lo que si alguno en la familia es alérgico a algun tipo de alimento es probable que eso pase a las siguientes generaciones. Por otro lado, los productos que más frecuentemente generan alergias son los lacteos, los cacahuetes y los huevos.

Para poder prevenir cualquier tipo de intoxicación o episodio de alergia alimenticia en los más pequeños es importante consultar al medico si notamos algun tipo de síntoma o manifestación como las que mencionaremos a continuación:

  • Entre las principales manifestaciones de una alergia alimenticia se encuentran las de índole digestivo como hinchazón abdominal, dificultad para tragar los alimentos, cólicos, vomitos, nauseas, diarreas e inflamación en las zonas cercanas a la boca.
  • Se produce picazón en la piel en diferentes areas y con distinta intensidad según el caso. Se pueden dar situaciones de dermatitis atópica en algunos niños alérgicos por lo que también hay que tener esto en cuenta.
  • En cuanto al aparato respiratorio se pueden dar casos de asmas y ataques de broncoespasmos en los niños con alergias alimentarias.