Seleccionar página

Hoy hablamos de sexo en el embarazo

Hola Mamis! Hoy he decidido que en mi post os voy a hablar de un tema que, por cierto, salió en conversación con mis madres por whatsapp… El SEXO (uuuhhh… si, si, sexo…). Yo, como siempre, os hablaré de mi propia experiencia y de lo que yo vivo y siento, así como de lo que hablo con ellas.

Madre mía cuando me enteré de que estaba embarazada… ¡No me apetecía nada tener relaciones! No se por qué… Miedo no era porque mi matrona ya me había hablado del tema y estaba tranquila, pero no se… Más o menos en el segundo trimestre del embarazo las ganas se me dispararon. Me sentía genial, llevaba un embarazo súper bueno y tenía siempre ganas de “fiesta”, jajaja. A partir del tercer trimestre era más o menos igual que en el segundo, pero empezaban las molestias a lo largo del día y, sobre todo, la incomodidad de la postura ya que arriba, puff, abajo ni de broma, de lado no me gustaba y bueno, probando mil posturas al final si disfrutábamos, pero ya era algo incómodo.

Y el nacimiento del bebe

Y nació Pablo…. Los tres primeros meses, caos. Cesárea complicada, herida con dolor, noches sin dormir, totalmente agotada…. Vamos, que lo del sexo solo sabía ya escribirlo.

Ahora ya me pongo en mi día a día y, bueno, tampoco os voy a contar con detalle mi vida sexual, pero las ganas siempre están. Mis amigas dicen de todo: A unas mucho, a otras nada, a otras según, a otras pues vale… ¿Qué nos pasa? ¿Por qué desaparecen las ganas? ¿Por qué no te sientes igual? Os aseguro que mi marido me encanta y “me pone”, como diría mi amiga Isa.

Nuestro cuerpo sufre un cambio brutal, con cambios físicos y psicológicos…Las hormonas están a tope, tu cuerpo cambia y ya no es el mismo, te sientes cansada y en ocasiones agotada. Para mí lo más importante es hablarlo con tu pareja, exponerle cómo te sientes, apoyarte en él y sentir comprensión por su parte, (siempre y cuando no sea un problema de tipo físico por complicaciones en el parto o en el postparto y necesites ayuda de especialistas. Resulta siempre fundamental hablar de todo con tu pareja, pero sobre todo de la sexualidad, de tus necesidades y tus dificultades.

Hay que estimular el deseo, un acercamiento progresivo y normalizarlo poco a poco. Buscar el momento, nuestro momento, aprovechar cuando el bebé duerme, delegar en la familia para dedicar un tiempo para estar juntos y tener intimidad. Existen multitud de productos que ayudan a facilitar el deseo sexual así que, chicas, a experimentar cosas nuevas y a disfrutar.